Lo de antes, lo de ahora y Nueve Cero

Cómo no os vais a sentir los jóvenes unos putos incomprendidos si, los que lo fuimos hace nada no hacemos por entenderos… Sería de lo mas sencillo comenzar a juzgar una forma de ver la vida desde una edad que no tenemos; desde un punto de vista alejado de la realidad que los jóvenes de hoy viven.
Sería sencillo decir que la incertidumbre, que los problemas políticos, que si “patatín”, que si “patatán”.
Sería sencillo decir que lo de antes era mejor y que lo de ahora no vale para nada, pero creo que lo complicado es asumir la realidad e intentar aprender, bien sea de la evolución o de los errores.

Recordad cuando escuchabais, hace muchos años, en casa de vuestros padres los primeros discos de Rap… Muchos progenitores echarían las manos a la cabeza… Sin embargo Chimo Bayo, o Tino Casal, con sus transgresiones si entraban mejor en los hogares de finales de los ’80 y principios de los ’90… Vale que eran transgresiones diferentes: Unos maquillaban la revolución en trajes, luces y espectáculo y los otros, simplemente vomitaban realidades llamándolas por sus nombres. Todo bien. Todo es válido.

El problema aparece cuando convergen las opiniones del personal, los puntos de vista, el “lo mío vale lo tuyo es una mierda” que inunda infinidad de conversaciones en cada esquina.

Pues a eso, sumadle la edad.

A medida que crecemos, nos damos cuenta que ya no descubrimos tantos grupos nuevos, si no que descubrimos menos de mejor calidad. Pero… ¿mejor calidad para quién? Para nosotros mismos.

Creamos un gusto musical concreto, a lo largo de muchos años, que nos hace seleccionar mucho mas subjetivamente lo que queremos escuchar, pero no por ello el resto es una mierda, simplemente opinamos que no nos gusta.

Después de principios de los 2000, el rap tenía grupos consolidados trabajando en muy buen material y empezó a extenderse mucho mas en las habitaciones donde los colegas quedaban para tocar. Imaginemos cuántos chicos habría un sábado tarde, reunidos, haciendo sus primeros pinitos en el rap, allá por, por ejemplo, 2005… Cada uno con sus inquietudes y curiosidades con las que experimentar y lograr nuevos sonidos que les den personalidad como grupo. Imaginemos cuantos estilos se fusionarían, cuanto sonarían bien y cuantos saldrían adelante…
Imaginemos a T de K a finales de los 80, grupo Punk, cantando rap sobre guitarras…

Innovación acorde con la evolución. Pero para todos. No debemos quedarnos estancados en una época y juzgar desde lejos si no que debemos intentar escuchar, entender y, sobre todo, respetar, que aunque haya música que hoy en día no nos guste, hay mucha otra gente a la que si. Obvio que hablo siempre dentro del mundo Hip Hop, donde a cada edad se rapea sobre lo que se vive en ella y, que se absorbe y entiende por parte del oyente coetáneo pero, a quienes están en otra fase de la vida, les resultan complicadas o incluso absurdas algunas letras… Vosotros, ¿de qué vais?

Tenemos que seguir aprendiendo con el paso del tiempo y mas, con algo tan evolutivo como el Hip Hop. Miles de palabras, miles de beats, todos diferentes, todos con su sentido y su significado, pero… Hay que buscarlo y comprenderlo, que es un buen indicador de sabiduría. Un buen ejercicio de aprendizaje es empaparse de Hip Hop. Escuchar de todo, guste o no… Lógicamente lo que no os gusta merecerá menos escuchas, pero no lo descartéis nunca de primeras. Sorprendentemente siempre hay algún detalle que llamará la atención y sorprenderá: Skills, ritmos, beats, rimas… Algo nuevo, algo diferente… Y merece la pena. Saber no es comprender; podríamos saberlo todo y no comprender nada.

Pues Nueve Cero trata de eso, de respeto, de unión, de aprendizaje, de sabiduría y comprensión, tengas la edad que tengas…

Aquí estamos y… Es para quedarnos.

David Sampedro